Tipos de estufas de gas butano

Si has estado buscando últimamente y te has encontrado en el típico dilema de decidir entre estufas de gas butano y eléctricas en éste artículo encontrarás una serie de respuestas que te aclararán la mente.

Conoce no sólo los tipos de estufas de butano, sino por qué deberías llevarlas contigo más detalles y consejos acerca de su uso e instalación.

¿Qué son las estufas de gas butano?

Las estufas de gas butano son aquellas que funcionan a través de la quema de combustible gaseoso, contando con un quemador de gas que se conecta a una bobona de butano. El calor que se genera es el resultado de la combustión de éste gas en el quemador.

Si se analiza el funcionamiento de las mismas se puede sacar la conclusión de que son capaces de generar mucho más calor que las estufas eléctricas, esto es lo que ha hecho que sean una de las opciones más habituales en la mayoría de los hogares.

Los tipos de estufas de gas butano son los que darán más pistas respecto a su instalación, pero se puede señalar que suele ser central o individual. Aparte de que existen estufas que han sido diseñadas para el interior, así como otras que su uso se aconseja en exteriores.

Sin embargo, el uso de estas estufas es mucho más rentable debido a que suelen ser generalmente las más económicas en el mercado aun teniendo en cuenta lo bueno que puede resultar un modelo. Y, como ya lo hemos dicho, su aporte calórico es mucho mayor que las eléctricas.

¿Cuáles son los tipos de estufas de butano que existen?

Hoy en día en el mercado nos podemos encontrar con diferentes tipos de estufas de butano y, para ayudarte un poco en lo que es la elección de la correcta, resumiremos qué implica cada una de ellas:

Estufas de llama azul

Las estufas de butano de llama azul tienen la capacidad de calentar una estancia mediante la convención, o lo que es lo mismo decir, por la generación de aire caliente el cual se encarga de desplazar al aire frío hasta que la temperatura de todo el aire se eleva.

Es importante que se tenga algo en cuenta, y es que por más que creas que un modelo de éste tipo es el indicado para ti no es aconsejable colocarlas en estancias que sean menores a los 15 m2, por lo que tendrás que poner éste límite como mínimo.

En el caso de que te preguntes cuál sería el límite máximo por lo general son modelos que cubren un máximo de 40 metros cuadrados de forma óptima. Aunque claro, la información de cada fabricante puede que te arroje un límite superior o menor dependiendo del modelo.

Es de los tipos de estufas de butano que tienen la oportunidad de aprovechar de mejor manera el gas, por lo que suelen ser muy efectivas y, en especial, económicas (creando una buena relación entre la calidad y el precio). En muchos casos hacen posible que se alcancen hasta los 4000W de energía calorífica.

Estufas catalíticas

En el caso de que tengas al hogar niños pequeños, o animales, las estufas de butano catalíticas son las más recomendadas. Y es que, por lo general, estos son los modelos en donde podemos encontrar un mayor nivel de seguridad a la hora del uso.

Una de las principales ventajas que encontramos en este tipo es el hecho de que emiten el calor mediante su panel catalítico, por lo que se puede afirmar que el fuego directo no estará. En el caso de su potencia, suelen estar entre los 2.500W y los 3.100W.

Un dato a favor es que su consumo será inferior en comparación a las estufas de butano de llama azul. Pero, entre los tipos de estufas de butano, presenta quizá el mayor inconveniente: ésta no es la necesariamente llegará a calentar la estancia de manera más rápida si se compara con otras.

Estufas radiantes

El funcionamiento de las estufas de butano radiantes ocurre de la siguiente forma: disponen de un quemador infrarrojo que les ayuda a tener una mayor potencia, siendo capaces de alcanzar los 4000W, por lo que calentarán habitaciones entre 25 y 35 m2 sin ningún tipo de problemas.

Es importante en este caso señalar algo, y es que entre los tipos de estufas de butanos que conocemos éste es el que no se recomienda tener en hogares donde haya niños o animales, puesto que se corre el riesgo de que ocasionen algún accidente si se llega a tocar cuando la misma está encendida.

De cualquier manera, en el resto de los casos se puede decir que son estufas que valen la pena siempre que se dé con el modelo correcto para el espacio. Sólo es una advertencia importante a tener en cuenta en el caso de que haya menores, o animales, en el hogar.

¿Dónde colocar las estufas de gas butano?

Si ya has decidido que esta es la clase de estufas que quieres comprar, tenemos una serie de recomendaciones finales y tienen que ver con dónde colocar las estufas de butano de manera que se puedan aprovechar al máximo y de manera segura:

  • Lo mejor siempre será contar con una, sin importar el tipo, en habitaciones que tengan buena ventilación y que tengan un tamaño de 20 m2, o mayor.
  • No es recomendable instalar ninguno de los tipos de estufas de butano en los dormitorios, en los lugares pequeños, o en aquellas estancias en donde se cuente con una ventilación pobre.

Aparte de ello vale la pena señalar que lo mejor será comprar estufas que cuenten con su sistema de apagado automático una vez el ambiente haya alcanzado una cantidad determinada de CO2 como método de seguridad.

Cualquier otra incertidumbre que puedas tener acerca de su instalación, mantenimiento, o funcionamiento, de seguro la podrás resolver con el manual de usuario que estos modelos traen. Sólo recuerda, elegir la adecuada para el bolsillo no es lo suficiente, hay más aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de comprar estufas de gas butano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir