Olor a gas en estufas: a qué se debe?

Algunos usuarios de estufas con quemador de gas a veces experimentan un olor a gas en el hogar. Esto puede ser una experiencia desagradable, aunque no necesariamente es peligroso. Lamentablemente, es imposible prevenir por completo el olor a gas. Sin embargo, hay algunas medidas que se pueden tomar para reducirlo y saber cómo reaccionar si se produce una fuga de gas.

¿Por qué huelen a gas?

Un olor fuerte y penetrante es una señal de que su estufa tiene una fuga de gas. La mayoría de las veces, este olor se debe a pequeñas fugas en las tuberías. Las fugas no solo son peligrosas; también pueden ser costosas. En muchos casos, las fugas son inofensivas y no representan riesgos para la salud.

La respuesta depende de la situación. Algunas personas tienen problemas con el olor a gas, pero hay otros factores que los empeoran. El olor a aceite está causado por un filtro obstruido, que debe ser sustituido inmediatamente. Si el olor persiste, debe investigar una fuga. Otros factores son el olor a humedad. El gas con olor a humedad puede ser causado por la humedad en el sistema de calefacción. El olor a moho desaparecerá después de que el calentador haya estado funcionando durante varias horas.

Si huele a plástico quemado, probablemente se trate de un problema de sobrecalentamiento. La causa suele ser una placa de circuito defectuosa o un motor de ventilador defectuoso. Si el gas huele a huevos podridos, debe apagar el calentador y evacuar la casa. Si el olor persiste durante mucho tiempo, es posible que el calentador se esté sobrecalentando. Si el olor persiste, póngase en contacto con un técnico profesional de inmediato.

Una estufa de gas sin ventilación emitirá un olor aceitoso. Éste debería desaparecer en unas horas. Sin embargo, si el olor persiste, puede haber una fuga en el intercambiador. Si experimenta estos síntomas, debe ponerse en contacto con un profesional. El síntoma más común de la intoxicación por monóxido de carbono es el cansancio, la falta de aire, los mareos, los dolores de cabeza, las náuseas, el dolor en el pecho y los vómitos.

Si un calentador de gas emite un olor parecido al del formaldehído, lo mejor es ponerse en contacto con un instalador de gas autorizado para que lo repare. Puede comprobar el estado de su calentador levantando la rejilla de la cubierta. Un conducto roto puede ser señal de un problema grave. Esto podría afectar a la seguridad de toda su casa.

El peligro radica en el hecho de que este tipo de olores es fácilmente confundido con los olores causados por gases naturales. Por ello, antes de encender la estufa se recomienda abrir todas las ventanas y puertas para permitir una mayor circulación del aire dentro de la casa. Si se trata de un olor causado por el gas natural, entonces tendrá un olor más fuerte y penetrante.

Para evitar este problema, lo mejor es revisar su estufa de manera periódica y limpiarla por completo cada cierto tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir